Hero Image

Noticias

“La Hondanada “, de Jhumpa Lahiri

descargaEn “La Hondanada”, publicada este año 2014, la autora nos narra la historia de los dos hermanos Mitra que viven en un humilde barrio de Calcuta. Desde temprana edad, se genera entre ellos un vínculo fraternal único que los mantiene unidos por siempre. Siendo muy jóvenes se destacan por sus talentos en el estudio, ambos siguen carreras universitarias, uno en oceanografía y el otro en matemáticas. Sus diferencias de carácter los llevan a realizar caminos muy distintos en la vida: Subbasch, el hermano mayor, decide continuar sus estudios de Doctorado en Rhode Island, USA. Udayan, en cambio, sensibilizado por las desigualdades e injusticias del sistema político indio, opta por intervenir activamente en un movimiento revolucionario maoísta y luchar con las armas contra el régimen de turno. Junto con esto, provoca un quiebre en su familia, aferrada a la norma tradicional, al enamorarse de Gauri, una joven hindú que no ha sido elegida por sus padres.

Es Udayan el personaje angular en la novela, es él quien cambia el destino de los que le rodean.  Sin saber que espera un hijo de Gauri, es acribillado, a ojos de sus padres y su novia, por las fuerzas de seguridad que, además, se niegan a devolver su cuerpo, situación que pudo haber consolado, en algo, el dolor de la familia.  Subbasch se ve obligado a salvar a su cuñada Gauri del estado de humillación y sometimiento en que la familia Mitra la deja y le ofrece un matrimonio en conveniencia que se traduce en llevársela con él a Estados Unidos y convertirse, además, en el padre de la criatura que espera.  Transgresión aún más difícil de asumir por los padres y los vecinos en Calcuta. En Rhode Island, Subbasch mantiene su vida de profesor y Gauri, que nunca pudo superar la pérdida de su primer marido y menos aún, asumir la maternidad, se vuelca al estudio de la Filosofía a tal punto, que decide abandonar a su marido Subbasch y a su hija Bela, sin dejar rastro de ella.  Subbasch intenta compatibilizar ambos roles, de padre y madre, pero no logra retener a Bela, quien , años después, convertida en una mujer, toma distancia de él para recomponer su propia historia y hacerse cargo de su abandono.  La autora les da tiempo a sus personajes, deja que los años se asienten y se reserva sus últimos capítulos para provocar la catarsis esperada, la descarga liberadora que podrá ser interpretada por cada lector.

La trama se desarrolla durante 70 años y se alterna entre la India y Estados Unidos. En Calcuta, la familia forma parte de la pequeña burguesía de la localidad. Allí, los hijos viven su infancia y adolescencia, conocen las reglas sociales, los padres sobreviven velando la tumba de su hijo. En Rhode Island, en cambio, una vez muerto Udayan, se produce el desenlace de una vida familiar artificial y el estallido de los conflictos personales de los tres emigrantes.

La novela se construye en torno a tres personajes indo-americanos: Subbasch, Gauri y Bela;  la escritora, con una mirada reflexiva, interpreta el mundo interior  de cada uno de sus protagonistas. En forma pausada,  plantea la obsesión por encontrar una identidad, como así también por desentrañar sus fragilidades y dolores, de tal manera que Gauri ante sus imposibilidades, no logrará rehacer emocionalmente su vida sin Udayan.  Subbasch renuncia a sí mismo por salvar la situación de indefensión de Gauri y se inmola por lealtad a su hermano. Bela, deambula durante un tiempo buscándose a sí misma y curiosamente regresa con Subbasch cuando queda embarazada para encontrar refugio y paternidad.

¿Quién mejor que Jhumpa Lahiri para comprender el impacto cultural que puede producir un cambio de país y de costumbres en la vida de las personas? En la India, la vestimenta, las comidas, las fiestas y ceremonias son muy peculiares, responden a su naturaleza y usanza. En cuanto a vida cotidiana, resultaría inconcebible, por ejemplo, tener gestos cariñosos entre parejas en la vía pública.  Asimismo, unirse en matrimonio con una persona que no profese la misma religión, podría significar un pecado social.  ¿Cómo no comprender entonces que para cualquier persona que experimenta un cambio geográfico a una cultura occidental moderna, donde el hombre puede manifestarse libremente sin ser moralmente sancionado, no pueda violentarse interiormente? Es obvio que se produce un desarraigo natural, un proceso de readaptación que requiere tiempo.  Ahora bien, no es ésta la idea central de la novela, pero sí está presente en la forma de instalarse en el mundo norteamericano. Pese a vivir en un país libre, la idiosincrasia hindú les forja un carácter más reservado y los obliga a sobrellevar, en el caso de los personajes de La Hondanada, el sufrimiento en forma solitaria e íntima. Es inevitable que la incapacidad de exteriorizar su dolor, finalmente se transforme en una herida que no cicatriza nunca y que, en algunos casos, les impida reparar sus vidas.

La Hondanada es un título muy significativo. El barrio de Calcuta donde ellos vivían se asienta en una hondanada en la que dos lagos alargados están separados por un trozo de tierra, cuando llovía, se inundaba todo y se transformaba en un gran espejo de agua. Allí, tras el asesinato de Undayan, los padres instalan un sepulcro simbólico que diariamente su madre visita como un ritual que le permite enterrar su pena y secar la congoja.   Con el paso de los años, el lugar se fue secando hasta convertirse en un basural. El simbolismo de ese sumidero refleja, de alguna manera, el estado de ella misma y el de la relación con su hijo vivo.

Son 8 los capítulos que conforman el texto, en cada uno de ellos aparecen retratos minuciosos del alma de cada personaje, imágenes vivas de lo que la autora fue rescatando de cada uno.  Con un ritmo pausado y una gran habilidad para invocar, ella recrea la ambientación de cada lugar donde acontecen los hechos. El libro se inicia con una descripción maravillosa del lugar pantanoso de la hondanada, cuya humedad atrae a las garcetas de plumas blancas y esparce los jacintos de agua. Hay gran cuidado en elegir las palabras adecuadas y un lenguaje sencillo, pero elegante, Jhumpa Lahiri esboza la ambientación de los paisajes y colores de Calcuta y también la bohemia universitaria de Rhode Island.

En definitiva, éste es un libro conmovedor y sugerente. La delicada manera que tiene Jhumpa Lahiri de abordar psicológica y sociológicamente a sus personajes insta al lector a repensar en los temas planteados y sobre todo, a buscar más libros de la autora.

 

Trinidad Siles del Valle

Escrito por Tinidad Siles del Valle

En línea. ¿Tienes dudas?
Pregúntale al equipo de la carrera
¿Con qué sede quieres conversar?
¿Con qué sede quieres conversar?