Menciones en la prensa

El Mercurio, 23 de junio. 
El ex ministro y actual asesor económico de Piñera advirtió que la ley retrasó el camino de Chile hacia el desarrollo.

Las elecciones presidenciales se avecinan y el debate en torno a los cambios que haría un próximo Presidente al sistema tributario empieza a intensificarse.Ayer, el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, y el ex ministro de Economía y actual miembro del equipo económico programático del candidato a la Presidencia y ex Mandatario Sebastián Piñera Juan Andrés Fontaine mostraron un embate de visiones respecto del impacto de la reforma tributaria sobre la economía y las modificaciones que se tendrían que hacer a futuro.En el marco de un seminario sobre el tema en la Universidad del Desarrollo, Fontaine fue muy crítico del proyecto del Gobierno, aprobado en 2014 y perfeccionado en 2015.El economista partió diciendo que la reforma persiguió propositos válidos, que era reunir recursos para mejorar la calidad de la educación y conferirle a la estructura tributaria un carácter más progresivo.

“Pero en mi opinión, es la principal responsable de que Chile haya interrumpido su veloz marcha hacia el desarrollo.

Pese a las importantes rectificaciones que experimentó en el proceso legislativo, creo que la historia la juzgará culpable”, sentenció.Agregó que la reforma podrá recaudar 3% del PIB, pero que ha sido a costa de un menor crecimiento, que a la larga empobrecerá al país y al propio fisco, impidiendo financiar una mejor educación.Señaló que el impacto directo de la reforma recae sobre el 1% más rico, pero vía menor generación de buenos empleos y mejores reajustes salariales sus efectos indirectos perjudican mucho a la clase media y a los más vulnerables y no contribuye a una mayor equidad.

Además, hizo una “propuesta” para perfeccionar el sistema (ver recuadro).Fontaine dijo que el próximo gobierno tiene a la mano la llave para recrear un clima favorable a la inversión y el crecimiento bajando los impuestos. Micco cuestiona simplificaciónUna visión diametralmente distinta mostró el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco. La autoridad criticó la propuesta de Piñera de bajar el impuesto a las empresas, y dijo que la prudencia llama a esperar a que la reforma tributaria esté completamente implementada, el próximo año, antes de ver si se requiere hacer cambios para mejorar el sistema.”Se ha hablado de simplificar y de integración total.

Bajar la tasa de 27% a 25%.

Primero, la integración puede ser válida, pero tengamos claro que en términos de simplificación, no es simplificación cambiar dos guarismos en la ley.

Ahora, mi tema es que esto tiene un impacto en la recaudación, sin duda alguna: esto equivale a 0,6 puntos del PIB”, dijo Micco. El subsecretario señaló que los cambios de impuesto por sí solos tienen un impacto negativo, pero que si uno considera que lo que se está gastando va hacia la educación, ello puede tener “efecto neutro a largo plazo”.

Compartir